Capitulo 3. Comunicación Digital

Parece que lleven ahí toda la vida, pero las Redes Sociales acaban de llegar. Facebook aparece en escena en el año 2003, las primeras retransmisiones televisivas de la BBC datan de 1 930 y la prensa moderna se fragua en el siglo XVIII. La propia historia de Internet es relativamente corta. Hasta los años 90 no estaría a punto uno de sus elementos más característicos, el hipertexto. Cinco años después, un minoritario grupo de 16 millones de personas (el 0,4% de la población mundial) navegaba (siguiendo la exitosa metáfora del ciberespacio como un enorme océano lleno de islas informativas) entre sencillos documentos de texto. Algunas pocas imágenes acompañaban a esos textos académicos, institucionales o literarios, pero Internet era aún sinónimo de unidireccionalidad comunicativa. Quizás la herramienta más representativa de la participación en estos primeros sitios web era el libro de visita, un foro donde el navegante dejaba sus impresiones.

Para añadir entonces contenidos a un sitio web, una programadora modificaba primero el código HTML de la página y subía luego el archivo modificado utilizando un protocolo llamado FTP. Pero en muy pocos años llegaron las aplicaciones capaces de ejecutar en el servidor programas en tiempo real y comenzó una nueva era no sólo en Internet, sino también en el mundo de la comunicación: ¿en qué otro medio de comunicación los lectores han podido construir de forma directa e inmediata la noticia?

Aunque el tránsito de los primeros sitios web estáticos a los que gestionan potentes bases de datos ha sido progresivo, incluso difícil de percibir entre los enormes cambios estéticos y de contenidos que le han acompañado, ha supuesto toda una revolución en la forma de gestionar la información. De hecho, esta revolución silenciosa hacia la interactividad se hace realmente debate cuando surge el concepto Web 2.0., una cultura de participación e intercambio horizontal que, a pesar de estar todavía en sus inicios, impregna todo lo digital.

Y ahí está el éxito de la blogosfera, esa red de sitios web con las reflexiones personales del navegante, como una bitácora cotidiana de la experiencia del internauta. De receptor a emisor y receptor a partes iguales.

Recursos: